miércoles, 14 de septiembre de 2011

COTIDIANO


Hay sensualidad
inútil es lamentar
abre el corazón