martes, 8 de julio de 2008

El mito


Se ha convenido en llamar mito a una narración que se refiere a un orden del mundo anterior al orden actual y destinada mostrar una ley orgánica de la naturaleza de las cosas.
Ejemplo: el relato del diluvio y de la creación del hombre por Deucalión y Pirra es el prototipo mismo del mito, del mismo modo que en otro plano la historia de Epimeteo y Pandora. En ambos se plantea el problema del orden total del mundo. Otros mitos van estrechamente vinculados a una personalidad divina. Por ejemplo, el de Hércules, un mito que podríamos considerar aplicable a la modernidad, en el cual al semidiós se le encargan los doce trabajos que se corresponden con tareas de expiación. También cabe mencionar el de Deméter que explica místicamente la germinación, crecimiento y maduración del trigo es uno de los mitos más grandiosos del pensamiento griego. Es profundamente religioso y no se abre en toda su plenitud sino en los misterios eleusinos, gracias a un aparato ritual en extremo complejo. Pero aunque en el mito intervengan los dioses, no es necesariamente religioso. En la leyenda de Deucalión, él responde a la voluntad del oráculo y por esto se convierte en instrumento del Destino.