miércoles, 13 de enero de 2010

Identidad




    los puntos sobre las íes, collage



sentir... empezar a registrar la caricia del aire fresco y la cachetada del temporal. la naturaleza no tiene  términos medios cuando se expresa... cuando hace su tarea en la ciudad los habitantes lo sienten como un efecto disciplinador más...
Viajar apretados en el subte, comer a las apuradas un pancho, hacer las compras donde cobran más caro porque están esperando para dar el golpe de gracia de este día que, para vos, terminará con un programa que no agregue la gota que haría desbordar el vaso y provoque la pesadilla recurrente...
Me pregunto ¿qué hacés... qué hago... qué hacemos con nuestro tesoro? ¿Será el ignorarlo y , así, engañarnos lo que nos impulsa día a día detrás del consumo? Somnolencia intermitente el afán de compra me  dice quién soy y qué hago en este mundo en el preciso instante en que saco la billetera y extiendo la tarjeta de crédito con un número y mi nombre y como comprobante me llevo un talón con esos datos más el día y la hora en que realicé esa acción... Y por un tiempo la angustia cede y ya no pregunto más...