jueves, 9 de octubre de 2008

De la materia de los sueños




Los misterios de la vida humana: los sueños, el tiempo, la energía, el pensar, los diferentes planos y dimensiones de la realidad, el espacio, etc… han orientado a la humanidad en la elaboración de relatos e imágenes que nos inicien en estas cuestiones.
¿De dónde nacen los sueños?
Dijo el poeta: "¿Será verdad que cuando toca el sueño, con sus dedos de rosa nuestros ojos, de la cárcel que habita huye el espíritu, en vuelo silencioso?
La materia fantástica, entonces, va poblando de modo imaginario cualquiera de estos temas de modo tal de atisbar la temática en cuestión sin proponer respuestas y sumiendo al interlocutor en el impreciso terreno de la incertidumbre. No se trata del movimiento en una zona totalmente iluminada, sino de aprender a transitar la agitación de las penumbras. Se trata de partir de la realidad cotidiana, de lo conocido e ir internándonos en zonas inaccesibles e inexplicables, así como caminar los senderos naturales de una montaña transforma en posible lo inaccesible. La materia fantástica lenta, viscosa y penetrante se va abriendo paso, de este modo, como mancha de aceite o en las forma provocadas por puñados de arena. Arena sobre un vidrio iluminado desde abajo. Todo un misterio de la génesis de la forma.