martes, 28 de octubre de 2008

Escritura



En esto de compartir, la escritura es un modo que nos permite interactuar en un ámbito en el que es posible elegir y participar, un ámbito que favorece vivir en los márgenes.
Aquí va una frase: “Escribo porque no sé hablar” es la primera oración de La cisura de Rolando. “Esa frase pertenece al reservorio natural de los escritores; creo que se escribe con 200 o 300 palabras, no más, pero dentro de esas palabras hay un reservorio lingüístico que pertenece al orden de lo afectivo, un bastión idiomático que empieza en la infancia –fundamentó Báñez (el autor premiado por la novela citada). Algunas palabras me parece que son verdaderas, tienen peso específico, textura. La frase ‘escribo porque no sé hablar’, no digo que sea auténtica. A mí la palabra auténtica no me gusta, como tampoco me gusta la palabra literatura; prefiero la palabra escritura. La palabra literatura es canónica, es un fósil; la palabra escritura es imperfecta, es orgánica, incluye el error y yo soy un fanático del error.”

Ver artículo completo en la edición del 11-10-08 de Página 12